Nothingness encapsulated. You won't feel a thing.

Friday, September 24, 2004

Si de verdad fuera escritor, probaría como Rimbaud a crear todas las fiestas, todos los triunfos, todos los dramas. Intentaría inventar nuevas flores, nuevos astros, nuevas carnes, nuevas lenguas.

Si de verdad fuera escritor, sería absolutamente moderno. Y con la aurora, armado de una ardiente paciencia, entraría en las espléndidas ciudades. Si de verdad fuera escritor, transcurrirían mis días de forma muy distinta. Si de verdad fuera escritor...

2 comments:

j. said...
This comment has been removed by a blog administrator.
j. said...

Más Vila Matas. Literatura como creación más allá de la recomposición. El joven Enrique, presumido y soñador, eleva el oficio del escritor al de los dioses. A diferencia de los omnipotentes, los escritores son, por supuesto, son dioses tristes. Dioses decadentes que arrastran sus pies por el suelo y se meten en su buhardilla en París a plasmar en viejas máquinas de escribir sus universos.

El problema es que al divinizar el oficio, el joven Vila-Matas lo convierte en una tarea imposible. Un objetivo condenado al fracaso y cuya búsqueda inevitablemente está asociada a la frustración y la asfixia.

¿Qué haría yo si de verdad fuera escritor? Probablemente escribiría, todo el tiempo.

Blog Archive